¿CÓMO SE TRANSMITEN LOS GENES?

Cuando se crea un nuevo ser, un bebé, es consecuencia de la unión de una célula del padre, el espermatozoide, con una célula de la madre, el óvulo. El espermatozoide y el óvulo son células un poco especiales y son las únicas del organismo que solo tienen la mitad de cromosomas.

En el espermatozoide están las características o rasgos del padre. En el óvulo están las características o rasgos de la madre. Cuando estas células se unen, también se unen sus cromosomas; los genes se mezclan, y se forma un nuevo ‘libro', donde estarán escritas las características del futuro bebé. Por tanto, todos somos una mezcla de los genes de nuestros padres. La mitad de la información genética que contienen tus células viene de tu padre, y la otra mitad, de tu madre.